TRADICIÓN FAMILIAR

MÁS DE 90 AÑOS Y TRES GENERACIONES DE HISTORIA,
AVALAN UNA DEMOSTRADA PROFESIONALIDAD EN CONTINUA INNOVACIÓN Y CRECIMIENTO

A principios de los años 30, nuestro abuelo Gerardo Sobrón Martínez comenzó a incrementar la actividad de la matanza casera y curación de jamones y embutidos en los secaderos naturales que la familia poseía. Aprovechando el buen clima de Baños de Río Tobía, curaba de forma natural las ricas chacinas de familia Sobrón.

Llegados los meses de frío se comenzaba con la matanza de los lechones que a lo largo del año se habían criado y engordado. Aprovechando el invierno se salaban los jamones y se elaboraban los embutidos para que durante los primeros meses de frío la carne se asentara y deshidratara lentamente y empezara a curarse. Con la llegada de los meses más cálidos, se iba controlando la temperatura de los secaderos, abriendo y cerrando las ventanas en función del clima y el aire diario. El lento proceso de curación duraba más de 18 meses y una vez los jamones se afinaban, procedían a su comercialización.

INSTALACIONES

La actividad fue creciendo y se ampliaron nuevos secaderos naturales, en los que actualmente nos ubicamos la tercera generación, manteniendo la misma esencia del negocio y con la adaptación a las exigencias actuales, seguimos elaborando los jamones y embutidos de forma artesana y curados al natural.

Se llegó a la exportación de los chorizos y jamones a Latinoamérica, ya que muchos españoles emigraron a finales del siglo XIX y comienzos del XX y para la conservación y el largo viaje de los productos se envasaban en latas al vacío.

Actualmente contamos con una tienda para la venta directa al público en Baños de Río Tobía, con toda nuestra variedad de productos y delicatessen, además de la tienda on-line a través de la cual nuestra distribución se expande por España (solo en la península).